AHORRO & CONSUMO

Fondos de Emergencias

Irvin Isidor, Coach Financiero.
23 de Septiembre 2017

¿Cómo crear un fondo de emergencias?

Uno de los puntos más básicos para tener unas finanzas personales perfectamente gestionadas es crear un fondo de emergencia.

Después de desarrollar un presupuesto de gastos, crear un fondo de emergencia es el siguiente paso y posiblemente sea de los más importantes y de los que crea más diferencias positivas en tus finanzas.

Yo sé que es difícil ahorrar, pero esto es necesario.

Crear un fondo de emergencia es un paso hacia unas finanzas personales saludables.
Imagen por suksom vía Shutterstock

¿Qué es y por qué es tan importante un fondo de emergencias?

Un fondo de emergencias es un dinero que te protege de gastos imprevistos no presupuestados. Evita que si tu carro se daña, por ejemplo, tengas que pedir un préstamo o tener que usar la tarjeta de crédito. Es decir, impide que te endeudes.

Te permite vivir más tranquilo ante eventos como perder el trabajo, enfermedades e imprevistos en sentido general.

Importante resaltar que el fondo de emergencias es para eso, para emergencias. No es el ahorro que tenemos o creamos para generar un ingreso extra.

“Cuando es obvio que las metas no se pueden conseguir, no ajustes las metas; ajusta los pasos para conseguirlas”.

-Confucio

Cómo construir tu fondo de emergencias en 5 Pasos:
1. Defina el monto de su fondo. La recomendación es crear un fondo entre 3 a 6 veces el monto de tus gastos mensuales. Es decir, si tus gastos mensuales son de 50 mil pesos, tu fondo de emergencia debería estar entre los 150 mil y 300 mil pesos. Esto va a depender de tus condiciones. Por ejemplo: si eres joven y no tienes dependientes, tal vez tu fondo de emergencia debería ser de 3 meses tus gastos. Por el contrario, si estas casado con dos hijos y tu pareja trabaja, pudiera ser de 4 meses. En cambio, si tu pareja no trabaja y tienes dos hijos, entonces es recomendable crear el fondo de 6 meses de tus gastos ordinarios. Esto te permitirá pagar el alquiler y la cuota de los demás préstamos, comida, luz, seguros, colegios, etc. en caso de que te quedes sin trabajo. En resumen: Tu primera meta es juntar los 3 meses. Tu gran objetivo es tener los 6.
Crea disciplina en el hábito de ahorrar y no lo abandones.
Imagen por wutzkohphoto vía Shutterstock
2. Designe una cantidad mensual para direccionar al fondo de emergencia, la cantidad depende de las circunstancias personales: con qué ingresos cuenta la familia, cuántas personas están a su cargo y qué otras opciones tendría para encontrar dinero rápidamente en caso de necesidad. Pero no debería ser menos del 5% del ingreso mensual. No importa que tengas deudas y otros compromisos. Esto debe ser parte de tu presupuesto mensual. Aquí el mayor compromiso tiene que ser con uno mismo. A veces uno trabaja para pagar cuentas. De ahora en adelante págate a ti mismo primero.
3. Empieza tu ahorro hoy y no abandones la disciplina.
4. Cada vez que tengas un dinero extraordinario como doble sueldo, bonificación, te ganaste la loto pegando con 4 números… aporta a tu fondo de emergencia.
5. Si usas un dinero del fondo debes hacer un esfuerzo por reponerlo lo antes posible.
La disponibilidad, la seguridad y la rentabilidad son claves para escoger dónde guardar tu fondo de emergencia.
Imagen por Aaron Amat vía Shutterstock
¿Dónde debo guardar mi fondo de emergencia?
Busque las tres siguientes características:

1. Liquidez: Los imprevistos, por definición, no se prevén, así que el dinero del fondo de emergencia tiene que estar fácilmente disponible cuando se necesita. Por lo que conviene no tenerlo en depósitos a plazo fijo demasiado largo o en fondos garantizados que cobren penalizaciones por sacarlo antes de su vencimiento. Yo recomiendo un Fondo de Inversiones en una AFI.

2. Seguridad: El fondo de emergencia es su colchón de seguridad; por ello, deposítelo en productos sin riesgo donde le garanticen la preservación del capital. No conviene utilizar el fondo en acciones, o tenerlo prestado o en una financiera.

3. Rentabilidad: En el caso del fondo de emergencia, la disponibilidad y seguridad son más importantes que la rentabilidad, pero tampoco interesa tener todo ese dinero inmovilizado en una cuenta o debajo del colchón, sin producir nada. El equivalente a un semestre de gastos puede ser una cantidad considerable y es de sentido común buscarle alguna rentabilidad, por pequeña que sea. Por eso insisto en abrir un fondo de inversión en una AFI que garantiza una buena rentabilidad y el dinero está disponible.